21 noviembre 2018
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Belén Chaver: "Para emprender hay que ser osado"
Comparte   
02 Nov 2018 | 08:36h
Belén Chaver: "Para emprender hay que ser osado"
Hoy en Industria Gallega hablamos con Belén Chaver. Fundadora y presidenta de Distrito Picasso, Belén es una mujer que siempre ha luchado por el comercio en Galicia. A sus 71 años, esta emprendedora ha lanzado un nuevo proyecto artístico llamado Belén Chaver Desings. Sus característicos skylines, que buscan reflejar la personalidad de una ciudad, han traspasado las fronteras gallegas y han llegado a Madrid.

¿Cómo ha nacido Belén Chaver Desings?

Desde que me jubilé, hace doce años, empecé a ir a clases de pintura. Un día, uno de mis sobrinos me pidió que le dibujara un skyline para el cabecero de su cama. A la gente le gustó y me empezaron a animar a que siguiese dibujando, y así empezó todo. Hace un año decidí participar en un mercadillo y ahí empecé a vender mis cuadros. La verdad es que tuvieron muy buena acogida, en una semana vendí 110 cuadros, y eso que en ese momento el único diseño que había era el de A Coruña.

Ahora tienes tu propia tienda en A Coruña, pero también vendes en Santiago…

Sí, la tienda la abrimos en febrero. Actualmente también estoy vendiendo al Ayuntamiento de A Coruña y a la Cámara de Comercio que me han pedido unos diseños personalizados. Además, vendo los productos en el puerto y también en una tienda en Santiago. A estos puntos de venta hay que añadirle otro en Madrid, en un anticuario. Y, por supuesto, la página web (https://belenchaverdesigns.com/es) que es lo que nos abre más posibilidades y donde pensamos que las ventas pueden crecer más.

¿Piensas expandirte?

Por supuesto, mi objetivo es ampliar estos puntos de venta. Esa es mi principal meta de cara al futuro. Al final, creo que es ahí donde va a residir el éxito del negocio. Cuanto más venda, más productos haré, y así sucesivamente. Por eso también he incluido, además de cuadros, productos como tazas, abanicos o camisetas. Ahora que llega el invierno empezaré con algunas sudaderas. En definitiva, todo lo que se me va ocurriendo. Cuanto más vendes, más ilusionado estás con tu proyecto.

Con esta expansión, también ampliarás el número de ciudades que representas en tus diseños…

Sí. En principio pensábamos hacer toda Galicia, pero, al meternos en Internet y Redes Sociales, la gente nos ha empezado a pedir diseños de otras ciudades. Por eso, esta semana pasada lanzamos un skyline de Madrid, que es el que más nos pedían. Vamos poco a poco porque, para cubrir toda la demanda de España, tendría que estar dibujando todo el día. De todas formas, ya tengo en mi cabeza hacer Vigo y Lugo.

Por lo tanto, están teniendo una buena acogida. Además, son diferentes a los skylines que estamos acostumbrados a ver.

Pues sí. Lo que trato es de transmitir con líneas muy simples partes relevantes de una ciudad. Es decir, su esencia. Dibujo tanto las cosas que me gustan como las que no. Aunque, sin duda, a las que me gustan les suelo dar un poco más de importancia.  Juego con los edificios, la arboleda… Y trato de unir unas cosas con otras. Mis dibujos quieren ser un skyline pero sin serlo. Es decir, no son simplemente un perfil sino que van un poco más allá. Yo disfruto dibujando con más detalle partes como, por ejemplo, la Torre de Hércules o la Catedral de Santiago, que está llena de detalles. Creo que es ahí donde está la diferencia.



¿Cómo eliges qué parte de la ciudad dibujar?

Una vez logro tener en la cabeza el dibujo, es decir, la estructura de la ciudad, ya empiezo a dibujar cada parte. Selecciono lo más emblemático y a partir de ahí intento hacer una línea. Hay veces que eso es complicado, porque no todas las ciudades son “lineales”. Por ejemplo, en Madrid y Santiago sería imposible dibujar una línea. Por eso, selecciono un lugar determinado, como el Palacio Real o la Catedral de Santiago, y a raíz de ahí voy colocando el resto de edificios, unos más arriba y otros más abajo. Quizás lo que tiene más de skyline es A Coruña.

¿Te arrepientes de no haber sacado este lado creativo antes?

No, no me arrepiento porque yo he sido empresaria muchos años y estaba muy contenta con mi trabajo, tenía una tienda de mujer y de hombre y estuve 32 años establecida. Fui una emprendedora desde siempre. No me gusta nada estar en casa. Por mi manera de ser, siempre he sido muy activa. Me gusta estar presente, trabajando, porque aunque me quite años, me hace sentir joven. A veces me levanto y no entiendo cómo he podido hacer esto. Me parece imposible que le guste tanto a la gente. Soy una arquitecta frustrada, en mi época la mayoría de las mujeres no estudiaban. Si hubiera nacido hombre, hubiese sido arquitecto. Creo que ahora estoy sacando esa parte con mis líneas y mis trazos en estos skylines. La verdad, me lo estoy pasando en grande. Teniendo una esperanza de vida tan alta como tenemos en España no vamos a quedarnos en casa 15 años después de la jubilación, al menos ese es mi punto de vista. Tenemos que hacer algo. Todavía queda mucho por vivir. O estás activa o no vives. Al menos esa es mi filosofía. Por eso, espero seguir luchando por mi proyecto.

Quizás es más difícil, a la hora de emprender, lanzar un proyecto artístico por el miedo a que a la gente no le guste este lado creativo…

Yo creo que sí. Yo soy un poco de esa forma de ser, soy muy negativa. Todo me parece que está mal hecho, soy muy perfeccionista. Me gusta que todo quede bien, que cada vez esté mejor, que se supere. Soy bastante exigente conmigo misma. No me creí que mis dibujos podrían gustar hasta que gente que no conocía de nada empezó a comprarlos. Ahí es cuando me dije: tengo que seguir por esta línea. A los diez primeros no les había dado importancia porque quienes los compraban eran amigos y familiares, pero a raíz del mercadillo me di cuenta de que mis dibujos gustaban. En general, para ser emprendedor hay que ser osado, y yo soy muy osada. Todo el que quiera emprender debería lanzarse a hacerlo.  Que hagan lo que sea. Tanto en Galicia, como fuera, relacionado con el arte o con otra cosa, pero que no se queden en casa. Que discurran y, sobre todo, que disfruten.

Además de tener tu propia tienda de arte, también has sido fundadora y presidenta del área comercial Distrito Picasso…

Sí, Picasso vivió en A Coruña 5 años e hizo aquí alguna de sus primeras exposiciones. Precisamente, monté el negocio en la zona en la que vivió Picasso. Es una asociación de comerciantes que se formó en 1983 y le pusimos el nombre en honor al pintor. Yo la fundé y la presidí, y ahí sigo a día de hoy.

En 2016 recibiste el Premio a la Trayectoria del Comercio Gallego que entrega la Federación Gallega de Comercio. ¿Qué ha significado eso para ti?

Estoy muy agradecida. Yo he luchado mucho por el comercio. He sido la presidenta del textil de la provincia, he trabajado en la Federación de Comercio, en la Cámara de Comercio… En fin, he estado en muchos sitios relacionados con el sector. Siempre he sido muy inquieta, por eso soy emprendedora con 71 años.

¿De dónde viene esta pasión por el arte?

Siempre he estado muy bien conectada. He tenido mucha relación con Isaac Díaz Pardo, de Sargadelos, que era socio de mi suegro, y siempre he vivido muy vinculada a la pintura. A mi marido siempre le ha encantado el arte, tengo un yerno anticuario, etc. Al final, son cosas que me han ayudado. Además, esta ciudad (A Coruña) es muy creativa.