22 octubre 2019
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Jorge Espiral: “El arte es una válvula de escape para evadirse de lo cotidiano”
Comparte   
07 Dec 2018 | 08:11h
Jorge Espiral: “El arte es una válvula de escape para evadirse de lo cotidiano”
Hoy en Industria Gallega hablamos de arte con el pintor lucense Jorge Espiral. Desde 2010, dirige la Galería de Arte La Catedral, en Lugo, y el año pasado abrió su segunda sala de exposiciones en la misma ciudad junto a su mujer, Ana Álvarez.  Jorge es un experto en arte que desde siempre trabaja por dar un empujón a la pintura gallega. 

¿Cuál es la situación del panorama artístico en Galicia? 
 
En cuanto a creadores, pienso que estamos en un nivel altísimo, tanto en cantidad como en calidad. La crisis redujo las ventas y los artistas tenemos más tiempo para trabajar más despacio centrados en nuestros proyectos. También hizo una criba muy importante. Ya no vale todo lo que antes valía. Yo creo que la obra es la que sale ganando.
 
¿Conseguimos transmitir ese arte hacia el exterior o suele quedarse dentro de nuestras fronteras? 
 
La mayoría del arte que se hace en Galicia se queda aquí. Incluso mucho del que sale fuera de nuestras fronteras es comprado por gallegos, exceptuando algún artista.
 
¿Crees que se le da suficiente difusión al arte y a la cultura en Galicia? 
 
No, la difusión que se merece nunca es suficiente. Estamos atravesando malos tiempos. Las instituciones privadas y públicas (museos y ayuntamientos) han recortado presupuestos y se ha visto reflejado en el número de exposiciones, catálogos, en la promoción y, sobre todo, en las compras.
 
¿Somos conscientes de lo que tenemos?
 
Yo creo que sí. La gente, y sobre todo cada vez más joven, necesita el arte para vivir de la misma forma que necesita la música, el cine, el teatro o un buen libro. Aunque no compre, acude a las exposiciones, se interesa más, se deja de modas, tiene su propio criterio y ve lo que se hace aquí y lo que se hace fuera es una válvula de escape para evadirse de lo cotidiano y compartir con amigos pequeños momentos.
 
¿Es complicado salir adelante como artista? 
 
Sí, pero como cualquier profesión. Lo ideal es poder trabajar y vivir de lo que te gusta. Mucha gente se queda en el camino porque tira la toalla y se rinde, pero la gente que verdaderamente cree en lo que hace necesita seguir expresándose y contar sus historias y, a la larga, lo logra.
 
¿Está la gente dispuesta a invertir dinero en el arte?
 
Lo ideal es comprar lo que a uno verdaderamente le gusta, rodearse del arte, disfrutar de las piezas y formar tu propia colección. Tienes que empaparte de la obra original y compartir un pedazo de cada artista contigo.
 
¿Cuál es el vínculo que os une, como Galería de Arte, a la obra de un artista?
 
Tiene que existir un punto de complicidad entre nosotros con la obra e incluso con los artistas. Tiene que provocarnos sensaciones. Nosotros también coleccionamos y creemos en lo que hacemos, compartimos trabajo y ocio a la vez y, poco a poco, formamos una especie de familia.
 
Hace un año abristeis la Catedral Sala 2. ¿Cómo está funcionando? 
 
Sí, llevamos ocho años con la primera, y hace ya un año que abrimos el nuevo espacio. Seguimos ilusionados, nuestras galerías invitan a entrar y se convierten en puntos de encuentro frecuentados por artistas y clientes.