24 agosto 2019
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
José Carlos Alonso: “El mundo cambia muy rápido. A nada que te despistes, te han pasado por encima. Por eso invertimos mucho en I+D+i”.
Comparte   
15 Feb 2019 | 08:00h
José Carlos Alonso: “El mundo cambia muy rápido. A nada que te despistes, te han pasado por encima. Por eso invertimos mucho en I+D+i”.
Hoy en Industria Gallega hablamos con los máximos cargos de Ecoforest, la única empresa española que diseña y fabrica sistemas de calefacción de energías limpias. Ellos son su presidente y fundador, José Carlos Alonso Martínez; y Eladio Pérez Fernández, CEO de esta compañía viguesa, que cuenta con la tecnología más puntera del sector y que recientemente fue reconocida como la Pyme del año 2018 de Pontevedra.
 
José Carlos, empezaste como fontanero y hoy eres el fundador y presidente de la única empresa española que diseña y fabrica sistemas de calefacción y climatización con energías limpias y renovables. ¿Cómo fue que decidiste adentrarte en este mundo?
José Carlos Alonso: En 1952 comencé mi andadura profesional en Vapormatra con la comercialización de productos de calefacción. Al asistir a diferentes ferias internacionales del sector, fui conociendo los avances de la climatización mediante energías renovables. Siempre vi la biomasa como una idea de futuro y aposté por ella. La clave del éxito es conseguir tener lo que nadie o muy pocos tienen, tratando de estar entre los pioneros mundiales de productos innovadores.
 
Tanto que fuiste quien introdujo en Europa, en 1993, las estufas de pellets. Estufas que fueron la base para inventar cuatro años más tarde la caldera que funciona a base de este combustible, conocida como hidroestufa. Innovar puede ser muy arriesgado. ¿Qué te llevó y te sigue llevando a confiar en estas ideas visionarias?
J.C.A.: El mundo cambia muy rápido, así que es muy importante buscar la innovación y mejorar cada día para no quedarse atrás. A nada que te despistes un segundo, te han pasado por encima. Por eso invertimos mucho dinero en I+D+i.
 
Seguís haciendo apuestas innovadoras. De hecho, desde 2012 también apostáis por soluciones de geotermia.
J.C.A: Sí, vimos que era un producto novedoso por su técnica, su limpieza, y por ser económica y de alto rendimiento a la vez. Vemos que es el futuro de la calefacción a nivel mundial y cómo ya es muy utilizada en Canadá y en el norte de Europa.
Eladio Pérez: En la Universidad de Vigo existe un laboratorio que investigaba con bombas de calor. Con nuestra experiencia en biomasa, decidimos integrarlo a Ecoforest y hacer un guiso interesante.
 
¿Y está dando sus frutos?
J.C.A.: Y tanto. De esta mezcla ha nacido la bomba de calor geotérmica con Inverter, que se adapta y se regula según la demanda energética de la vivienda en cada momento. Así se consigue una instalación mucho más barata con un consumo más bajo.
 
¿Qué ventajas tiene el uso de la biomasa y de la geotermia?
E.P.: Son muchas. Por un lado, aquellas asociadas al cuidado del medioambiente. Estas energías son limpias; es decir, no producen gases de efecto invernadero, por lo tanto no aceleran el cambio climático. Esto hace que tampoco haya emisiones nocivas para la salud, como sí lo hacen el gasoil y otros combustibles. Sus micropartículas tóxicas, por ejemplo, matan a 40.000 personas cada año solo en París.
Y por otro lado, el uso de estas energías supone un importante ahorro en calefacción: se gasta hasta cuatro veces menos que utilizando combustibles fósiles, como el gas.
 
La biomasa y la geotermia tienen todos estos beneficios, pero parece que las instituciones no fomentan su uso. ¿Por qué? ¿Pesan otros intereses?
E.P.: Los combustibles fósiles tienen mucha fuerza, pero ahora se está viendo que no solo contaminan, sino que es una energía cara. Los gobiernos se encuentran en la fase de asumir que el futuro está en las energías renovables y en su eficiencia. En el caso de España, salvo en el sector fotovoltaico que es penoso, hay apoyo, pero no el suficiente, y está lejos de otros países de la región. Noruega, por ejemplo, es un país rico en petróleo que ha prohibido el gasoil a partir de 2025. En Holanda se han construido 75.000 viviendas en las que también se prohíbe el uso de gas y gasoil. Y en Canadá existen subvenciones que prácticamente costean la instalación de equipos de calefacción de energías limpias. Esto dice hacia dónde va el mundo. Y si no es España, será Europa la que dicte normativa.
 
En los últimos años se ha impulsado el uso de productos ecológicos, como en la alimentación o en la vestimenta. ¿Existe alguna moda que también se esté extendiendo al sector de la energía?
E.P.: No es una moda, sino una salida hacia adelante porque nos estamos cargando el mundo. No hay sitio para el gasoil ni en la calefacción ni en los carburantes. El coche eléctrico, por ejemplo, ya es una realidad. Y todos somos cada vez más conscientes de que la gente está muriendo por lo que respira.
 
En Ecoforest habéis sido conscientes de eso desde hace ya mucho tiempo. Hoy no solo sois líderes en España en la venta de calderas y estufas de biomasa, sino que también sois artífices de la tecnología más puntera en los productos de climatización mediante energías renovables pese a que España no está entre los países con mayor desarrollo tecnológico.
J.C.A.: Siempre me ha gustado innovar y uno de nuestros pilares en una fuerte inversión en I+D+i. Gracias a esto, tenemos patentes únicas mundiales en gestores energéticos, el ecoSMART e-manager y el ecoSMART e-system, que consiguen aunar las ventajas de los paneles solares con baterías y con nuestra bomba de calor de tecnología Inverter. Esto nos permite acercarnos mucho al autoconsumo.
E.P.: De hecho, cuando vamos a ferias internacionales, asistentes alemanes se sorprenden al ver que somos españoles y no entienden cómo fabricantes de Alemania, por ejemplo, no ofrecen nuestros productos.
 
Comentáis que el uso de estas energías limpias y renovables son el futuro gracias a su eficiencia, pero no es un sector en el que se vean nuevos actores.
E.P.: Es cierto, pero es que es un sector difícil de trabajar, que requiere mucha inversión y en el que, además, hay fuertes y grandes competidores, sobre todo en Alemania y Japón, que son cunas tecnológicas. Es comparable al sector de la telefonía móvil. ¿Cuántos fabricantes españoles hay? Alguno y poco conocido, porque los gigantes tienen mucha fuerza y dominan el mercado. En nuestro caso, hubo un gallego como José Carlos Alonso que sabía de pellets, que es echado para adelante, vio que había futuro y se metió en el negocio. Pero no es fácil.
 
Y ante tanto gigante tecnológico, ¿cómo está situado Ecoforest?
E.P.: Tenemos una buena cuota de mercado. Somos el número uno en tecnología, pero en volumen de negocio somos unas pulguillas. Todavía tenemos mucho que hacer, pero esperamos crecer. Es un sector que crece de a poco, no como otros, aunque hemos tenido años en los que llegamos a duplicar los beneficios respecto al año anterior.
 
¿Si hablamos de números?
E.P.: Esperamos crecer a un ritmo del 15% anual. La facturación del grupo Vapormatra-Ecoforest fue de 26,5 millones de euros en 2018, un 12% más que el ejercicio anterior. En 2010 teníamos una plantilla de 60 personas, pero hoy somos 130, 40 de ellos ingenieros, gracias a las fuertes apuestas que estamos haciendo. Además es un equipo joven, que tiene de media 30 años, muy preparado y con mucha ilusión.
 
El haber recibido un reconocimiento como el de Pyme del año de Pontevedra os animará a seguir por el mismo camino.
E.P.: Sí, es algo que no solo hace ilusión, sino que da fuerza para continuar. Sobre todo ahora, que empezamos a incursionar en las bombas de calor aerotérmicas. También estamos conociendo el mundo de las bicicletas eléctricas. En este caso, de momento solo las comercializaos, pero es una oportunidad para conocer de fondo este tipo de mercado.