10 diciembre 2019
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
José Senande: "Es una pena que muchas empresas no te hagan caso por ser una startup"
Comparte   
29 Mar 2019 | 08:00h
José Senande: "Es una pena que muchas empresas no te hagan caso por ser una startup"
Hoy en Industria Gallega vamos al campo para hablar con José Senande, fundador y CEO de oSIGris, una aplicación móvil colaborativa que permite a los agricultores informar sobre plagas y enfermedades para reducir costes fitosanitarios. Esta startup coruñesa, de reciente creación, está capitaneada por cuatro jóvenes gallegos de entre 28 y 30 años que se basaron en los Sistemas de Información Geográfica (SIG) y en el dios egipcio de los cultivos, Osiris, para dar nombre a su proyecto.
 
¿Cómo nace oSIGris?
 
Hace aproximadamente un año y medio, en una de las clases del máster de Geoinfomrática que estudiaba se nos planteó la forma de poder saber en cada momento la ubicación del marisco para su pesca y recolección. Empecé a darle vueltas y pensé que era imposible porque algunos moluscos se mueven y otros no. Pero sí que pensé que podría ser aplicable a árboles y todo tipo de plantas a través de un Sistema de Información Geográfica, o SIG, que, por ejemplo, te especifica cuánta gente hay en un hotel en un momento concreto. Hablé con un compañero del máster y desarrollamos la aplicación.
 
Pero la aplicación cambia hoteles por plantas y gente por otro tipo de información.
 
Como plagas o enfermedades. La app es colaborativa y se basa en un sistema de alertas similar al de social drive. Es decir, los usuarios introducen su parcela y, cuando ven en sus cultivos una plaga o una enfermedad, la marcan y de forma anónima se avisa mediante una notificación a los agricultores usuarios de la aplicación que estén en un radio de entre cinco y diez kilómetros.
 
¿Y eso qué beneficios acarrea al agricultor?
 
Pueden conocer dónde están los focos de determinada infección, prevenirse y así evitar el contagio y ahorrarse un fuerte gasto fitosanitario; si te dicen que tu vecino tiene cochinillas, que es un problema grave, es más barato hacer una prevención fitosanitaria que luego eliminarlas. Cuanta más gente utilice la aplicación, habrá más información, más control y, por tanto, una menor transmisión de enfermedades o, al menos, que el contagio no sea tan rápido como lo es ahora.
 
Lanzasteis esta aplicación hace dos semanas. ¿Cuál es vuestro balance?
 
Llevamos 400 usuarios, aun sin haber introducido la app en las empresas con las que hemos estado hablando estas semanas. Con este ritmo, esperamos rondar los 2000 usuarios en mes y medio, y esa cifra no la esperábamos ni para finales de este año. Así que estamos muy contentos.
 
El 75% de los agricultores españoles cuenta con una superficie de campo de menos de 10 hectáreas. ¿No existen aplicaciones similares a oSIGris que les ayuden a controlar esta información?
 
Existen sistemas de alertas basados en algoritmos públicos que te avisan de posibles plagas que dependen de la meteorología. Además, los agricultores necesitan llevar, por requerimiento del Ministerio de Agricultura, un cuaderno de campo. La mayoría lo hacen en papel, pero existen programas que permiten su digitalización, pero son muy caros, un gasto de unos 1500 euros anuales que no todo pequeño agricultor puede asumir. Ahora estamos trabajando para que el mes que viene oSIGris cuente con un apartado especial de cuaderno de campo. Además, estamos hablando con la Xunta para que sea válido como documento oficial.
 
La aplicación está funcionando, pero ¿cuál fue el momento en el que os disteis cuenta que era un proyecto con futuro?
 
Al poco de que naciera la idea, nos hablaron del programa YUZZ del Banco Santander, en el que durante cinco meses te asesoran para emprendimientos tecnológicos. Al terminar, premian a tres proyectos y ganamos. Nos movimos por alguna feria y la aceleradora vasca BerriUP nos contactó. Al principio queríamos centrarnos en el gran agricultor, y ellos nos hicieron abrir los ojos para ver que era mejor dirigirnos al pequeño agricultor que no puede gastar mucho dinero.
 
oSIGris está funcionando pese a que el agricultor no responde, generalmente, a un perfil tecnológico, ¿no?
 
Nos estamos encontrando con gente de todo tipo. Desde personas que no han tenido apenas contacto con nuevas tecnologías, a gente mayor que las domina muy bien o gente joven que se involucra mucho en estos temas. Por suerte está habiendo un relevo generacional que creemos que nos va a beneficiar.
 
Y ahora, ¿qué metas tenéis?
 
Estamos en contacto con cooperativas y asociaciones agrarias para darnos a conocer. Ellos también son los primeros interesados en que esto funcione para obtener datos de sus agricultores y poder actuar rápidamente en caso de plagas. Nos estamos centrando primero en Galicia; si el sistema de alertas funciona aquí, será más fácil que funcione en el resto de España. De hecho, estamos manteniendo los primeros contactos con una cooperativa asturiana, una bodega vasca ya nos tiene fichados y en Andalucía tenemos algún usuario y notamos interés en esa zona.
El mes que viene esperamos lanzar el cuaderno de campo y con el tiempo añadiremos funciones premium, como el cuaderno de labores.
 
Sois muy jóvenes y ninguno sois de familia con campos. ¿Está siendo difícil la experiencia de emprender?
 
Esto es como una montaña rusa; un día estás arriba, al día siguiente te estancas, pero luego llega una buena noticia. Hay que tener mucha paciencia hasta que llegas a la persona adecuada que te ayuda a que todo vaya más encaminado. Pero es una pena que la mayoría de las empresas no te hagan caso por ser una startup.