19 noviembre 2019
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Lucas Galván (Espacio Matrioska): “El rural gallego es una inspiración para desarrollar arte”
Comparte   
21 Dec 2018 | 09:16h
Lucas Galván (Espacio Matrioska): “El rural gallego es una inspiración para desarrollar arte”
Hoy en Industria Gallega hablamos con Lucas Galván, uno de los 8 integrantes Espacio Matrioska, un proyecto artístico que nació en 2014 y que tiene su sede en el pueblo de Os Blancos, en la provincia de Ourense. Una interesante iniciativa lanzada por jóvenes estudiantes de Bellas Artes que han querido crear y potenciar la relación entre arte y el rural gallego, y cuyo objetivo es promover el intercambio cultural y la creación artística.
 
¿En qué consiste Espacio Matrioska?
 
Espacio Matrioska es una asociación formada por un grupo heterogéneo de compañeros y compañeras surgido en el entorno de las bellas artes, con un proyecto común: promover la creación artística en todas sus formas y posibilidades, vinculándolas al medio rural y estableciendo una relación entre el campo y las ciudades, desarrollando, a su vez, sus propios proyectos creativos individuales y colectivos. Así, nos definimos como creadores/as, gestores/as, dinamizadores/as y agitadores/as culturales, buscando reivindicar las posibilidades de los entornos rurales entendiendo el arte como una poderosa herramienta de transformación social.
 
¿Cómo nace la idea de lanzar un proyecto como este? 
 
Surge de la necesidad de organizarse, la necesidad de hacer algo, de querer poner en común inquietudes, de intentar mirar al futuro de una manera diferente. Sin querer queriendo vas generando y aprovechando oportunidades que el trabajo en equipo las hace grandes. De ideas pequeñas a proyectos de mayor o menor magnitud.
 
¿Cuáles son vuestros objetivos?
 
Pretendemos llevar a cabo proyectos artísticos, crear tejido cultural alternativo, promover el trabajo de artistas y su encuentro, atender a nuestro contexto y su realidad...Un proyecto que se mueve y muta y que tiene su punto de partida en el local Matrioska (Os Blancos, Ourense), un espacio en el rural gallego, rehabilitado como laboratorio creativo, estudio y punto de encuentro e intercambio. En este sentido, separamos nuestros objetivos en varias líneas: como asociación pretendemos aportar una alternativa a los circuitos y espacios convencionales, como colectivo buscamos la expresión artística en cualquiera de sus formas, como espacio ofrecemos un lugar donde desenvolver proyectos, como personas buscamos aprender del entorno y desarrollarnos en él y como gestores culturales creamos proyectos de carácter dinámico cultural.
 
¿Por qué elegisteis esa localización? 
 
Fue casualidad. Un antiguo integrante es de la zona y encontramos un espacio público abandonado. Como te decía antes, este espacio se ha convertido en el laboratorio de nuevos proyectos, un lugar que acoge propuestas y da posibilidad de experimentar. Lo importante quizás no sea el por qué lo elegimos, sino por qué seguimos ahí, y es que hemos pasado a formar parte del pueblo, unos vecinos más, el grupo de jóvenes que habita el pueblo y se involucra mediante la convivencia.
 
¿Cómo es esa relación entre el rural gallego y el arte? 
 
La relación es total, se pueden realizar tantos proyectos sobre el rural gallego... Sus gentes, sus rutinas, su dedicación, sus tradiciones... Es una inspiración que cada uno lleva a su forma de expresión. Desde la admiración colaboramos con la gente y somos siempre súper bienvenidos.

¿Cómo os financiáis?
 
Más allá de nuestros propios proyectos, buscamos financiarnos a través de diversas maneras. Como creadores, a través de nuestra tienda online donde vendemos trabajos propios y colectivos, además de nuestro merchandising. A través de la pintura mural, atendemos encargos particulares y de instituciones desarrollando propuestas concretas y también dinámicas participativas. Como productores audiovisuales trabajamos como fotógrafos/as y videógrafos/as, cubrimos eventos, hacemos sesiones...Como diseñadores/as graficos/as, producimos imagen corporativa, logotipos, cartelería para eventos, branding... Además disponemos de taller de serigrafía, donde realizamos todo tipo de trabajo seriable: camisetas, sudaderas, bolsas...Llevando a cabo talleres y cursos, en espacios propios y en diferentes centros educativos o culturales. Como gestores/as ayudamos y gestionamos proyectos y eventos culturales y creativos, su relación y su impacto con su entorno y su responsabilidad social.
  
“INVITAMOS A CONVIVIR A CREADORES DE CUALQUIER LUGAR QUE QUIERAN DESARROLLAR SUS PROPUESTAS ARTÍSTICAS”
 
¿Qué es lo que hace diferente a Reina Loba de otros festivales? 
 
El Festival Reina Loba es un encuentro de arte, artesanía, música, ecología y naturaleza. Es un evento donde diferentes expresiones artísticas se dan la mano en un entorno natural increíble en el mismo pueblo, creando un ambiente de comunidad con los asistentes y vecinos, con los músicos y artistas invitados, la organización o el equipo de voluntarios que tanto nos ayudan. Colectividad y concienciación por el medio para todos los públicos. Música de todos los estilos se mezclan con talleres, actividades y charlas sobre arte y ecología. Además, artesanos y artesanas exponen y venden sus productos en un mercado, mientras los asistentes se mezclan con la comunidad rural y descansan en una acampada gratuita bajo castiñeiros milenarios.
 
¿Cómo funcionan vuestras residencias artísticas?
 
Las residencias de verano son un proyecto que dan la posibilidad a cualquier persona o colectivo de desarrollar un proyecto artístico, creativo, cultural o de investigación en un espacio abierto, de intercambio y convivencia, sumergido en el medio rural gallego, teniendo como eje vertebral la relación con su comunidad y su entorno. Para ello, invitamos a convivir con nosotros/as a creadores/as de cualquier lugar que quieran desarrollar propuestas artísticas relacionadas con el entorno rural en un ambiente de convivencia y coworking.
 
¿Qué más iniciativas lleváis a cabo? 
 
Además de los proyectos desarrollados como colectivo, cada uno/a de los/as integrantes de Espacio Matrioska desarrolla sus propios proyectos creativos personales, formando un grupo heterogéneo donde conviven inquietudes por la ilustración, la pintura, la música, la fotografía, el video, la costura, la serigrafía, el grabado, el arte conceptual, la autoedición o a escritura, entre muchas otras. Además, en el ámbito “estudio” englobamos a todos los proyectos y tareas que desarrollamos cara a fomentar nuestro autoempleo.
 
Háblame de vuestros proyectos de formación, ¿en qué consisten? 
 
La principal herramienta es el arte, utilizamos la pintura mural como una herramienta y un juego que permita conectar el arte y la educación en los/las más peques. El planteamiento es trabajar con niños y niñas en sus propias escuelas o espacios públicos, donde les proponemos desarrollar una obra de arte mural con contenido didáctico que llevan a cabo con nuestra ayuda, a través de dinámicas que les hacen protagonistas y partícipes directos de cada intervención, tanto en el desarrollo de la idea como en su formalización.
 
¿Algún proyecto nuevo de cara al futuro? 
 
Siempre estamos dándole vueltas a los proyectos que ya hacemos, cómo mejorarlos, cómo adaptarlos a nuevas ediciones... Así como colectivo artístico, buscamos nuevas formas de expresión, nuevas propuestas que realizar en lugares nuevos o colaborando con otros colectivos o comunidades. Juegos que convertimos en dinámicas creativas y después plasmamos en serigrafías en papel, textil, mural, talleres colaborativos...