15 agosto 2018
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Buenos resultados para FINSA
Comparte   
26 Jul 2018 | 08:23h
Buenos resultados para FINSA
Financiera Maderera (Finsa), una de las mayores empresas de capital gallego, ha logrado que su beneficio operativo, de explotación, supere los 100 millones de euros en 2017. Su ebitda, que viene a ser el beneficio antes del pago de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, también ha superado la barrera de los 100 millones.

Finsa ha registrado un ebitda recurrente de 131,7 millones de euros (119,2 millones en 2016), un crecimiento de más del 10%"que se ha destinado, fundamentalmente, a realizar inversiones en inmovilizado material y a la reducción del endeudamiento. El resultado de explotación del grupo, según consta en su memoria, ha sido de 116,6 millones de euros, cuando en 2016 se había situado 91,7 millones. El beneficio neto consolidado de Finsa al cierre del año fue de 77,7 millones de euros, frente a los 70,5 millones de 2016. El grupo tiene varias explicaciones para estos números.

El resultado de explotación se ha incrementado en mayor medida que la mejora del ebitda (más del  27% respecto al ejercicio anterior), debido a "ingresos no recurrentes, por reversión de deterioros, por ventas de inmovilizado material y por la transmisión de un porcentaje de participación de una filial del grupo, para dar entrada a un socio industrial", explican.

Esa operación de venta ha sido la enajenación del 60% de las acciones de Decotec Printing, de la que el grupo gallego ha perdido el control. Se trata de una filial situada en Tordera (Barcelona), dedicada a la fabricación de papel decorado impreso. El resultado de la venta ha supuesto unos recursos adicionales para Finsa superiores a los 5,2 millones de euros.

Todo los parámetros de los beneficios de Finsa mejoran sustancialmente. El resultado total del ejercicio, antes de impuestos, también ha aumentado, incluso ligeramente más que el de explotación (un 29% respecto al ejercicio 2016), por la reducción de los costes financieros, consecuencia en gran medida de las menores diferencias de cambio

El año pasado, el total de las ventas de Finsa ascendió a 870 millones de euros, cuando en 2016 la cifra de negocio había sido de 798 millones. Los costes, en términos globales, también se han incrementado, en torno a un 9% respecto al año 2016, según la memoria del grupo.
Nuevas inversiones

Los administradores de Finsa, una empresa familiar que retiene el más del 86% del capital, consideran que el incremento de las ventas del grupo viene determinado por varios factores. "En el negocio de productos derivados de la madera se produce un aumento del volumen vendido, motivado esencialmente por la progresiva recuperación de las capacidades productivas, por las nuevas inversiones puestas en marcha a lo largo del año", explican. El aumento también se ha producido, de forma significativa, en el negocio químico y en la venta de energía eléctrica.

Durante el año pasado el mercado ibérico de productos derivados de la madera, al que Finsa destina la mitad de sus ventas, ha continuado creciendo. "Este aumento se ha debido fundamentalmente al incremento de volumen, pues los precios medios de venta se han mantenido estables", justifican. En los mercados exteriores "seguimos primando la rentabilidad frente al volumen". En consonancia con esta estrategia, en dichos mercados Finsa ha mantenido el volumen e incrementado los precios medios de venta.

Finsa da empleo a 3.251 trabajadores de forma directa y a otros 434 de forma indirecta. Cuenta con una veintena de filiales repartidas por varios países.

FUENTE: Economía Digital