21 octubre 2019
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
LA EMPRESA DE LA SEMANA: Leche Río
Comparte   
10 Apr 2019 | 13:54h
LA EMPRESA DE LA SEMANA: Leche Río
A pesar de sus buenos resultados económicos, Leche Río atraviesa un momento de cambio. El fallecimiento de su propietario y fundador, Jesús Lence Ferreiro, ha generado ciertas incertidumbres sobre la futura dirección del grupo, actual líder de gallego en el sector lácteo.

Lence, de 79 años y natural de Castroverde (Lugo), falleció la noche del 5 de abril en el Policlínico Lucense de Poulsa. Con más de 220 empleados a su cargo, consiguió hacer de Leche Río una empresa de referencia nacional en el sector del lácteo, ubicándose dentro de ese pequeño 6% de empresas del sector que acumula la mayoría de la producción.




Desde la cúpula administrativa del grupo —formada por dos de los hijos de Lence, la química Aida Canto Veiga y el ingeniero Jesús García— se ha transmitido un mensaje de calma y estabilidad. Según recoge La Voz de Galicia, el consejo ha afirmado que “Leche Río se trata de una empresa familiar que continuará siéndolo”.

LENCE FERREIRO, UN GRUPO AMPLIO

A pesar de ser Leche Río la matriz del grupo, Lence Ferreiro contaba con un amplio espectro de empresas en distintos sectores de la industria gallega.

Mas allá de las labores de producción y tratamiento de la leche en sus cuatro plantas, el holding gallego contaba con empresas como Transleche para la distribución y transporte de sus más de 90 productos comercializados en España.

Además de la ya mencionada actividad del grupo en el sector lácteo, Lence Ferreiro cuenta con importantes activos en el sector del carburante a nivel regional a través de la empresa Complejo San Cristobal, un 24% del accionariado del Hospital Polusa de Lugo y un papel destacado dentro del CB Breogán, club de ACB que llegó a ser presidido por el fallecido Jesús Lence.



SOLVENCIA Y ESTABILIDAD

La solvencia del grupo está más que demostrada. A pesar de haber menguado su número de empleados en los últimos cinco años, ha conseguido estabilizar a su plantilla haciendo fijo a un 10% más de la misma en el mismo periodo.

Reforzados durante la crisis, el grupo triplicó su beneficio entre los años 2014 y 2016, pasando de 1,2 a 4,09 millones de euros según afirma El Progreso.

En lo que respecta a los datos del ejercicio en 2017, Leche Río acumuló más de 126 millones de euros en ventas, lo que les sitúa como segunda empresa con más facturación de la provincia de Lugo por delante de Leche de Galicia.



DUDAS ENTRE LOS SINDICATOS

Varias organizaciones sindicales gallegas se han pronunciado tras la muerte de Lence.

Roberto García, secretario general de Unións Agrarias, ha mostrado su incertidumbre ante la “ausencia clara de una solución de futuro”, mientras que Isabel Vilalba, secretaria general del Sindicato Labrego Galego, apunta que a pesar de seguir en el candelero, Leche Río “recoge menos leche que hace tres años”, poniendo en duda su continuidad en la comunidad gallega.

La polémica arrastra ciertas declaraciones de Lence, quien en 2016 llegó a afirmar que el grupo se planteaba el traslado de sus fábricas fuera de Galicia si el Ayuntamiento de Lugo no legalizaba una de sus plantas de envasado en O Ceao.

Desde la actual dirección también se han pronunciado al respecto, afirmando que “Leche Río siguiese siendo una empresa de capital exclusivamente gallego y el consejo de administración tiene claro que respetará su filosofía” según informa La Voz de Galicia.