4 agosto 2021
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Cien mil gallegos llevan ya dos o más años buscando empleo sin encontrarlo
Comparte   
21 Jul 2014 | 10:51h
Cien mil gallegos llevan ya dos o más años buscando empleo sin encontrarlo
Lejos de corregirse, en un escenario de tímida recuperación económica, el paro de larga duración sigue creciendo. A finales del primer trimestre de este año, Galicia contabilizaba un total de 109.000 desempleados que llevaban dos o más años sin encontrar un puesto de trabajo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En diciembre del 2013, la cifra era sensiblemente inferior a los cien mil. A la espera de ver qué datos arroja la EPA del segundo trimestre, que saldrá a la luz este jueves, el largo período de permanencia sin una ocupación es ya, con diferencia, uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta el mercado laboral español.

A mayor tiempo en paro, más dificultades para encontrar trabajo. Técnicamente, el desempleo de larga duración es aquel que afecta a las personas que permanecen sin trabajar más de un año. Si se toma ese criterio como referencia, la cifra de los que se hallan en el pozo es mayor. Maica Bouza, economista y autora de un informe de CC.OO. sobre los efectos de la reforma laboral en Galicia, precisa que, en los últimos dos años de vigencia de los cambios normativos, «el número de parados en esta situación ha crecido en 42.800 personas, hasta sumar 172.400». Esto significa que casi seis de cada diez desempleados son ya de larga duración. Y que, precisamente, el colectivo más numeroso es el que lleva dos o más años sin trabajo.




Mientras el Gobierno confía en que la recuperación del mercado de trabajo vaya reduciendo la bolsa poco a poco, desde otros ámbitos se cuestiona este optimismo, argumentando que los nuevos ocupados, eventuales y a media jornada en su mayoría, están ubicados en sectores muy estacionales, lo que impediría, a corto plazo, bajar el número de afectados. Son estas, además, las actividades que cuentan con un valor añadido bruto por ocupado más bajo.

Fuente: La Voz de Galicia