21 septiembre 2021
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Ferrol es la ciudad gallega que más empleo perdió desde la reforma laboral
Comparte   
10 Jul 2014 | 11:31h
Ferrol es la ciudad gallega que más empleo perdió desde la reforma laboral
La controvertida reforma laboral aprobada por Rajoy hace ahora dos años estaba pensada para crear las condiciones de un giro en el mercado de trabajo. Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa, recogidos en un informe elaborado por Comisiones Obreras de Galicia, Galicia ha perdido un total de 74.200 ocupados desde que entró en vigor la nueva regulación. Un dato que deja sobre la mesa grandes preguntas. ¿Se hubieran perdido esos empleos de igual forma dado el grave deterioro de la situación económica? ¿Habrían sido muchos más sin la reforma laboral, tal y como sostiene el Gobierno? Nunca lo sabremos. Lo cierto es que el balance de dos años arroja una importante destrucción de empleo, extrapolable a todos los sectores y que ha castigado a las áreas urbanas con mayor tejido empresarial e industrial. Desde que entró en vigor la reforma, Ferrol, municipio muy castigado por la inactividad del naval, es la ciudad gallega que ha perdido más ocupados desde el 2012, hasta 8.300. Le seguiría A Coruña (6.800), Vigo (4.500), Pontevedra (2.500 ) y Ourense (2.100). Los casos de Lugo, con medio millar de empleos perdidos, y Santiago, que ha ganado 1.400 ocupados, se salen de la media. Y por motivos bien diferentes. En el primer caso por ser una provincia envejecida, con menor población activa y ocupada, y en el segundo porque Compostela sigue siendo una ciudad sostenida por el turismo, menos golpeado por la crisis en comparación con la industria y la construcción, y por el sector público. «O balance é pésimo: menos emprego, máis paro e menor protección social; a radiografía de Galicia, en cambio, é desoladora: destrúese emprego público e privado e o pouco que se crea é en condicións precarias», sostuvo hoy Maica Bouza, autora del estudio de Comisiones Obreras.
El informe pone el foco también no solo en la destrucción de empleo desde que se inició el nuevo marco de relaciones laborales sino en el deterioro de las condiciones de quienes mantienen su puesto o logran un nuevo empleo.

Según los datos de la EPA, en el primer trimestre del 2014 había en Galicia 142.000 personas con este tipo de jornada, una cifra que dos años antes, cuando entró en vigor la reforma, era de 128.200. Las jornadas a tiempo completo, en cambio, dibujan la tendencia contraria, y con una dinámica a la baja mucho más pronunciada.




Fuente: La Voz de Galicia