21 septiembre 2021
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Galicia ha perdido un tercio de los afiliados extranjeros que había antes de la crisis
Comparte   
15 Jul 2014 | 10:15h
Galicia ha perdido un tercio de los afiliados extranjeros que había antes de la crisis
No son los españoles, especialmente los más jóvenes, los únicos que en estos años de crisis han hecho las maletas por la falta de oportunidades laborales en su país. La destrucción masiva de empleo y el deterioro de las condiciones de trabajo han hecho que, ya sea por el paro o por la vuelta de muchos de estos emigrantes a sus países de origen, la Seguridad Social haya perdido en solo seis años una cuarta parte de los afiliados extranjeros. Un colectivo que superaba los dos millones (2,15 concretamente) en mayo del año 2008, cuando nadie presagiaba la profundidad de la recesión que se avecinaba, y que en el mismo mes de este año había quedado reducido a apenas 1,6 millones de personas.
En el caso de Galicia la pérdida de trabajadores foráneos es todavía más acusada, ya que son 14.318 los extranjeros que han dejado de cotizar en este período, un 32,8 % de los que lo hacían hace ahora seis años.

Y la tendencia está lejos todavía de estabilizarse, como demuestra un informe publicado ayer por la empresa de recursos humanos Randstad, que subraya que el peso de este colectivo en el conjunto del mercado laboral descendió el año pasado en todas las autonomías, salvo en Aragón y Extremadura. De esta forma, en el conjunto de España, la ratio de trabajadores extranjeros sobre el total de afiliados cayó en el último ejercicio por debajo del 10 % por primera vez desde el 2007, al situarse tres décimas por debajo de esa barrera. Una cifra que triplica la tasa de Galicia que, con un 3,2 %, es la comunidad con menos presencia de foráneos en las plantillas de sus empresas, después de que el colectivo se redujese un 4,6 % adicional el año pasado.




Randstad señala al sexo como uno de los factores que más han condicionado la empleabilidad de los extranjeros en estos años de crisis. Y es que si un tercio (33,2 %) de los hombres no españoles que estaban empleados en mayo del 2008 se han visto expulsados del mercado laboral en este período, entre las mujeres la caída es apenas la tercera parte (un 12,9 %) y su peso sobre el total del colectivo ha ascendido del 40 al 46,6 %.

Como en el caso de los nacionales, la construcción es el sector que más ha contribuido al desplome de los afiliados foráneos en estos seis años. En el caso de Galicia, son 7.236 los trabajadores de otros países que han dejado sus puestos en empresas del ladrillo, más de tres cuartas partes de los que estaban contratados en mayo del 2008. Le siguen, a gran distancia, la industria manufacturera (con un desplome del 47 %) o la hostelería (donde la caída es del 23,6 %).

Fuente: La Voz de Galicia