21 mayo 2019
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Las cajas gallegas acuerdan estudiar su posible fusión
Comparte   
30 Mar 2010 | 12:11h
Las cajas gallegas acuerdan estudiar su posible fusión
La decisión, ahora sí, está en manos de las cajas gallegas y de sus órganos directivos. Habrá fusión si las dos entidades apuestan por recorrer juntas el camino que ayer solo se comprometieron por escrito a explorar el director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, y el presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, en un acuerdo cuya escasa concreción quedó muy lejos de la expectación que suscitó la convocatoria vespertina de Feijoo para darlo a conocer. En el escrito, que el presidente de la Xunta presentó como el inicio de una nueva etapa en este proceso, los dos responsables de las cajas acuerdan que pedirán autorización a los consejos de administración antes del martes próximo para iniciar oficialmente los contactos. Si finalmente optan por la fusión, tendrán hasta el 30 de junio para cerrarla.

El acuerdo emanó de las reuniones que Feijoo mantuvo con Gayoso y Méndez en la mañana de ayer y a las que se sumó en el tramo final la conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, que rubricó el escrito en representación del Gobierno gallego. Feijoo se reunió primero con Gayoso y después se incorporó Méndez, en un encuentro que ensalzó como «intenso e construtivo, no que o servizo a Galicia foi o fío condutor». Por último, en una intensa jornada en la que también contactó con el Banco de España, partidos, sindicatos y patronal, dio a conocer los dos puntos consensuados en una comparecencia en el complejo administrativo de San Caetano convocada para las ocho de la tarde, pero que demoró 20 minutos para esperar por la llegada de una unidad móvil de la televisión autonómica.




Sin alusiones a la paridad

Feijoo buscó darle el máximo realce al compromiso que adquieren las dos entidades. «Galicia mantén aberta a posibilidade de fusión porque a inmensa maioría social e política está traballando por ela e porque as caixas teñen a vontade expresada por escrito polos seus máximos responsables para conseguila», proclamó. El presidente insistió en contextualizar ese acuerdo dentro de la determinación de la Xunta de impulsar una alianza que garantice la galleguidad y la solvencia de las cajas, la única vía que garantiza la presencia de Galicia en el futuro mapa financiero español. Pero Feijoo no ocultó las dificultades que todavía habrá que superar para que cristalice una fusión «viable e posible, malia que aínda queda moito traballo». Advirtió incluso de que el proceso sigue chocando con reticencias en las entidades, aunque a Feijoo le vale que accedan a sentarse. «As dúas caixas, pese aos recelos, recoñeceron que a opción da fusión é igualmente posible».

De hecho, omitió cualquier referencia a esa entente entre iguales que invocó con ahínco el jueves pasado, cuando fue interpelado por la posibilidad de que criterios o intereses personales trunquen esa alianza paritaria.? Aunque Feijoo aceptó ayer algunas preguntas de los periodistas, se aferró a la escueta literalidad del acuerdo sellado por Méndez y Gayoso para evitar profundizar en sus respuestas. Con Fernández Currás y el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, sentados entre los reporteros, el presidente destacó la labor de la Xunta en favor de la fusión. «Traballamos activamente para que esa ambición colectiva se fixera realidade, a través dun intenso camiño de traballo rigoroso e cheo de responsabilidades para acadar ese obxectivo», arguyó.

El presidente explicó que el Gobierno gallego ha intentado trabajar «alleo ao ruído e ao rumor [...] Un traballo prudente, rigoroso e de responsabilidade cunha convicción: que Galicia debía permanecer no mapa financeiro español ben con dúas caixas, se era posible. Ou ben, no seu defecto, cunha caixa, se Galicia reunía as condicións que llo permitiran».

Clarificar el camino

Feijoo incidió en la idea de que los números acreditaron que, en el escenario abierto de concentración financiera, las dos cajas de ahorros gallegas «non podían permanecer inmóbiles e tiñan que participar neste proceso de integración e de agrupación de entidades». El presidente, que agradeció a Méndez y Gayoso «que inicien este compromiso», concluyó que arranca «unha nova etapa que nos pode levar a esa fusión ansiada de ter unha gran caixa galega e que Galicia permaneza no mapa financeiro de España». Serán, en todo caso, las cajas y sus órganos de dirección los que decidan.

Fuente: La Voz de Galicia