4 agosto 2021
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Linkedin
Los bancos gallegos rompen la tendencia y abren el crédito tras tres años de sequía
Comparte   
18 Jul 2014 | 13:27h
Los bancos gallegos rompen la tendencia y abren el crédito tras tres años de sequía
En su último boletín económico, con la radiografía del primer trimestre de este año y el avance de varios indicadores coyunturales del segundo, el Banco de España llega a la conclusión de que la financiación al tejido productivo sigue cayendo. Aunque menos. El organismo gobernado por Luis María Linde habla de "estabilidad" en el descenso de los préstamos a las familias y "moderación" del retroceso en el caso de las empresas. El famoso desapalancamiento que muchos expertos señalan como irrenunciable para la recuperación y, a la vez, la confirmación de que el grifo aún está cerrado tras tres años de sequía. El sector lo tiene claro. La amortización de deuda superará a las nuevas operaciones, con que la diferencia, el crédito neto, seguirá en tasas negativas este año. Es, de hecho, la tendencia generalizada hasta mayo, salvo en un pequeño grupo de entidades, incluidas las tres que tienen sede en Galicia, en las que el capítulo de crédito a la clientela aumenta desde el cierre del pasado 2013.

En total, Pastor, Abanca y Etcheverría suman 183,2 millones de euros más que en diciembre, según los balances publicados por sus respectivas patronales, la AEB y la CECA. De media, 1,2 millones de euros por día, con Galicia, Asturias y León como mercado principal dadas las limitaciones de operación que, legalmente o por la propia dinámica interna, tienen los tres.




A la cabeza de los bancos que registran un alza de la cartera de préstamos está Santander. Un 4,8% más en los cincos primeros meses de 2014, lo que suponen 8.438,9 millones de euros. Por detrás está el Etcheverría, que acumula un incremento del 2,8%, con 36,2 millones de euros. Pese a que proporcionalmente la subida en el Pastor es menor, del 1,8%, en cantidad absoluta es la entidad gallega en estos momentos que más crédito suelta, con 93,2 millones de euros. A continuación, según se desprende del análisis de los principales grupos del país, está Abanca, que aumento en 53,8 millones de euros la partida, un 0,2% por encima de diciembre. En Kutxabank se sitúa en el 0,1% (46,2 millones) y un 0,01% en Bankinter (4,5).

Hasta ahí las cifras positivas en el crédito neto del sistema financiero español. El resto de bancos siguen aligerando activo. Lo que explica que durante el primer cuatrimestre, el periodo al que llegan las últimas estadísticas del supervisor sobre crédito, el sector arrastre en su conjunto un descenso de casi 13.300 millones de euros, fruto, eso sí, de una mayor caída entre las empresas y los particulares, hasta 21.761 millones, frente al aumento de la financiación a las administraciones públicas, alrededor de 8.500 millones de euros.

Los descensos más acusados están en Cajatres -con ayudas públicas a través de bonos convertibles y en camino de su absorción por parte de Ibercaja-, del 7,3%, y una reducción de 624 millones de euros en esos cinco meses; en Unicaja, otros 1.500 millones de euros menos, el 6,7%; Liberbank, donde el recorte asciende al 4,3%, casi 700 millones de euros; y la nacionalizada en subasta en estos momentos, CatalunyaBanc, con un desplome de 1.282 millones de euros en el capítulo del crédito a la clientela, el 4,2%.

Que las tres entidades que quedan con sede en Galicia -el Gallego, con marca regional, ya está integrado en las cuentas consolidadas del Sabadell- abran tímidamente el grifo del crédito tiene mucho que ver con el profundo proceso de saneamiento que llevan a la espalda. La reforma financiera tuvo aquí varios de los movimientos más duros. El Pastor renació con ficha bancaria propia otra vez tras su absorción por el grupo Popular, precisamente para exprimir su cuota de negocio, con el 22% en estos momentos. Abanca nace de la forzada fusión de las cajas, que nació con 51.000 millones de euros en créditos. Tres años y medio después cuenta con 25.800. Por la obligación de soltar participadas, Novacaixa vendió sus acciones del Etcheverría a Banesco, que, tras ganar su subasta, unirá a las dos entidades este año.

Fuente: La Opinión de A Coruña